Bienvenido: “La gente quiere llorar con un pasodoble, pero no quiere que se le remueva la conciencia” (I)


En el café-teatro Vagamundos, situado en la Plaza del Palillero, donde hace menos de un mes apoyaba con su comparsa al movimiento 15-M, nos encontramos con Jesús Bienvenido. Junto al escenario en el que en más de una ocasión ha interpretado sus temas, nos atiende con una sonrisa y la humildad que lo caracteriza. Los ensayos de Alejo Martínez, que esa noche actúa en el bar, dificultan la conversación y decidimos continuar en otro lugar. En el trayecto del Palillero a la Catedral, Jesús, convertido en un improvisado guía de excepción, nos cuenta anécdotas y curiosidades de las calles a las que tanto les ha cantado.

-¿Qué es el carnaval para ti?

El concurso es una parte muy bonita donde se compite y que te permite que tu música llegue a un gran número de personas, pero lo que nos gusta a nosotros es la calle, la semana entera de fiesta. Nos gusta estar todo el día en la calle, cantar, comer, hacer vida en la calle y durante una semana olvidarnos de todo lo demás.

-¿De dónde te viene la afición por el carnaval?

En mi familia siempre ha gustado mucho pero ninguno es carnavalero como yo. Mi madre me traía de pequeño a los concursos de popurrís que se organizaban en La Caleta y yo me aprendía los repertorios, pero desde siempre me ha gustado la música en general.

-La primera agrupación en la que participas en “Buscando un tipo desesperadamente”, ¿cómo surge esa iniciativa?

Pues tenía unos diez años, ahora es que todo ha cambiado, pero el ayuntamiento entonces quiso retomar y fomentar el carnaval infantil y promovía mucho la participación. Antes había más afición que ahora y mucha gente que cantaba bien, los autores hacían una especie de audición y se presentaban todos los que querían, los guitarristas teníamos más facilidades para entrar.

-¿Quiénes son tus referentes en comparsa?

En primer lugar la gente cercana de la infancia como Tino Tovar, además nosotros también hemos aprendido mucho del carnaval antiguo, hacíamos antologías en verano y tenemos una base añeja. Paco Alba y Cañamaque son referentes no sólo para el carnaval sino para cualquier músico porque se movían en la línea de la música popular y la música de autor, eran composiciones sencillas que llegaban y gustaban a todo el mundo, y que aunque son antiguas suenan a actual.

-“Yo no canto penas, no canto desgracias, canto a la manera que aprendí en mi infancia”, ¿define la letra de este pasodoble tu estilo?

No es que no haya que cantar a cosas tristes, si son importantes sí, lo que no creo es que haya que cantar a algo triste que no lleve a ningún sitio, si no estás haciendo una denuncia no lo cantes. Vamos yo no lo hago, no digo que lo que yo haga esté bien y lo de los demás mal, es mi punto de vista. El carnaval en comparsa ha perdido el norte, es una fiesta para divertirse y luego para hacer una crítica de lo que está viviendo la gente del pueblo, no nos podemos desviar de ahí, si cantamos otra cosa es que nos estamos equivocando.

-En 2008 vuelves al Falla con la comparsa de “Los Mendas Lerendas”, ¿qué es lo que te lleva a volver al concurso?

Pues la idea surge tomando un café con Daniel Obregón, me habían llamado de la comparsa de Quiñones para que le hiciera la presentación, y comentándolo con él dijimos y por qué no hacemos una nosotros, y aquí estamos.

-Aunque antes de retirarte ya estabas en comparsa, cuando os animáis a salir otra vez, ¿por qué os decidís por una comparsa en lugar de una chirigota?

En realidad a mi me gusta la chirigota, lo que pasa es que es muy complicada y exige mucha inteligencia, no sé si estaría a la altura. Yo sé que sé hacer una comparsa, pero no sé si sabría hacer una chirigota, es más algunas chirigotas famosas me han pedido que le haga el repertorio y les he dicho que no porque no quiero llevar a nadie al fracaso. La gente subestima la chirigota, es mucho más difícil hacer reír constantemente, hay que ser más ingenioso.

-Los miembros de esta comparsa lleváis juntos toda la vida, quedan varios de las primeras agrupaciones infantiles y la mayoría ya estabais en las juveniles, ¿es parte del secreto de vuestro éxito?

Aparte de coincidir en carnavales, nosotros somos amigos y estamos juntos todo el año, somos más una familia. La verdad es que facilita las cosas, si no fuera por eso no podríamos haber sacado esta comparsa con tan poco tiempo. Además todos son amantes de la música en general, son muy listos y lo cogen todo a la primera.

-En un pasodoble de “Los Trasnochadores” piropeas a David Palomar y le dices que no le vas a poner trabas por su juventud, ¿a ti te han puesto trabas por se joven?

Sí, desde que empezamos a salir con Tino a todo el mundo le gustaba lo que hacíamos pero siempre nos decían “no correr que sois muy jóvenes”. Siempre se ponen trabas pero donde hay talento hay que reconocerlo y en un concurso hay que premiarlo independientemente de la edad, porque si yo lo estoy haciendo mejor que tú qué importan los años. En este punto hay muchas similitudes del carnaval con el flamenco, el fanatismo, la pureza y los entendidos, que te dicen hasta donde puedes llegar y coartan la libertad de la persona impidiendo que crezca la música.

-¿Cuáles son las críticas que más te molestan?

Hay un cierto vocabulario que se aplica sin sentido, como lo de que “no os mojáis”, si alguien canta a una mujer mayor que ha perdido a un hijo y está triste si se moja, y yo canto a quien ha perdido su trabajo y no me mojo. Lo que pasa es que yo utilizo un vocabulario correcto y otros no paran de insultar, el que me está escuchando es inteligente, no voy a menospreciarlo ni a rebajarme porque la gente de Cádiz no es estúpida, y tienes que hablarle con un repertorio que diga cosas importantes.

-¿Crees que algunas de las críticas que ha recibido tu comparsa son por envidia?

Sabemos que cuando llegamos a adultos y cuando volvimos con “Los Mendas” éramos simpáticos para todo el mundo, todos nos felicitaban y nos decían que éramos aire fresco, hasta que ganamos, que ya les daba coraje. Pero el grueso de la gente nos tiene mucho cariño, son los que nos empujan a seguir, por mucho que algunos critiquen, se nota a leguas si la crítica es para que mejoremos o por envidia.

-¿Qué piensas de los tiritos que os pegáis sobre las tablas?

Está feo, se puede dedicar un cuplé de broma, pero cuando se ataca con un pasodoble con maldad es malgastar una letra, no estamos ahí para eso, cuando hay tantas cosas que decir. Si hacemos un concurso en el que se canta al propio concurso no tiene sentido, termina siendo aburrido y pedante.

-¿Por qué crees que las mujeres no tienen todavía un papel reconocido en el concurso?

Porque la mujer lleva poco tiempo concursando, los grupos están aprendiendo, están haciendo cosas buenas pero poquito a poco. Esto en la calle no pasa, hay agrupaciones femeninas que son de las mejores y son un referente para el carnaval, porque llevan haciéndolo toda la vida. A la mujer siempre se la ha excluido de todo, del carnaval también. En las fiestas típicas la mujer no concursaba, y cuando volvió el carnaval se limitaba a escuchar o a ser ninfa, porque el ayuntamiento fomentaba que saliera con un traje de piconera y aplaudiera. Ahora es cuando las mujeres están teniendo esa necesidad de cantar y decir cosas, y poquito a poco se va notando. Las agrupaciones femeninas son pocas, porque realmente no está maduro, pero vamos en camino.

-Continuará-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s