Las FEAS imponen su ley


El “taichí de la bahía” que practican Las FEAS dejó al teatro entregado al compás chirigotero desde la presentación. Y es que las Fuerzas Especiales Andaluzas, a pesar de actuar en último lugar, hicieron reír desde el principio. Hubo lugar también para la emoción que llegó con el pasodoble que la chirigota de Cristo les dedicara a los dos “luceritos” Ruth y José, que puso al público en pie. Ya en el turno de los cuplés volvieron a provocar la carcajada y lograron la complicidad del público que coreó a voces el estribillo. Y es que a estas FEAS no hay guapo que se les resista.

Una chirigota de matrículas encandiló con la puesta en escena de su popurrí en el que tuvieron la ayuda del poeta del auditorio. Las inoportunas llamadas de la mujer de Federico dieron pie a los cuplés en los que nos contaron las idas y venidas de su matrimonio y la afición de su esposa a controlarlo todo y a no comer ni dejar que otros lo hagan tampoco. El segundo pasodoble de esta agrupación tocó el drama de los desahucios y logró el apoyo unánime del respetable. Actuación de nota la de estos superdotados de Aguilar de la Frontera.

I love mes de mayo no consiguieron redondear su sátira de los pijos del taco en su segunda comparecencia en las tablas. Y es que pasaron de la libertad del carnaval a los prejuicios de todo el año, que dividen a España en dos. Dedicaron un pasodoble al amor, a lo Romeo y Julieta, entre un pijo y una hippie, para luego terminar con acidez con otro sobre los toros.

La crítica macarra y bien hecha la pusieron Los hijos de la gran ruta. Estos moteros de Torredonjimeno trajeron buenas letras que hicieron reír y pensar al patio de butacas. No faltó la denuncia en los pasodobles y el popurrí, ni el juego con el argot motero que volvió a provocar sonrisas socarronas con el final del estribillo: “Pero tu mujer, prefiere… mi Bultaco”.

Los peluches de la maquinita de la feria de Écija lograron encontrar a alguien que no estuviera en paro y les echaran una moneda, y lograron reanudar la partida para semifinales. Los enganchaos a la máskina volvieron a divertirnos con su parodia, pero también nos dejaron pensado sobre la difícil tarea de ser antidisturbios y tener conciencia, en uno de sus pasodobles.

En comparsas sobresalió del resto la actuación de la agrupación de Rafael Cámaras, Mi fábrica. Estos Willies Wonka, que llegaron con su olor a caramelo y su río de chocolate, endulzaron la noche con sus voces y pusieron picante a la pugna en la clasificación para la siguiente fase. El golpe de efecto con el marcaron distancias fue el segundo pasodoble que cantaran a capela y con las manos atadas. En él nos invitaron a tomar conciencia de los recortes que se han hecho en el Estado de derecho, aquel por el que pelearan nuestros abuelos, y nos invitaron a actuar para recuperarlo.

La comparsa Los trileros volvió a sorprender gratamente con sus voces. Estos chicos habilidosos de manos lograron meternos en el engaño, pero también nos despertaron a la realidad al compás de sus pasodobles que dedicaran a los pequeños Ruth y José y a todas esas luchadoras que se enfrentan con valentía al cáncer de mama. Con los sones de su popurrí involucraron al público, que coreo parte. Buena despedida de estos trileros que pisaron con verdad las tablas.

La comparsa Soy de ti volvió a ganarse al público con sus coplas a los rincones de Córdoba y su carnaval. La guinda de este tributo a la ciudad es sin duda el final de su estribillo, en el que el teatro al completo corea las inolvidables rimas del Soy cordobés de Rafael Castro.

Los primaveras llegaron con su olor a flores y sus letras a las fiestas cordobesas, en las que la flor es siempre protagonista. Desde la pequeña plaza en la que desemboca la Calleja de las Flores, y con la Mezquita de fondo, cantaron un pasodoble a la sonrisa perenne de los vendedores de pañuelos y a esas luchadoras incansables que son las madres y abuelas.

Desde Úbeda volvió La noche de los grillos para avivar nuestra conciencia. La copla que arrancó más aplausos fue la que dedicaran a la reincidente mofa de los políticos catalanes hacia los andaluces. Buena actuación la de estos grillos jienenses que aprovecharon un cuplé para pedir disculpas por dificultarnos el descanso durante el verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s